¿Cómo rodea China a los países industrializados?

China es el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo y, sin embargo, se niega a asumir la responsabilidad financiera por ello. Crece la resistencia de los países industrializados.

A primera vista, es muy simple, y suena bien en inglés: ‘Los que contaminan pagan’ es la fórmula pegadiza para la política climática y ambiental. Si contaminas, tienes que pagar.

Pero pensándolo bien, resulta una y otra vez que este principio es difícil de implementar. Así se volvió a demostrar este año, concretamente en el ejemplo del mayor contaminador del mundo: China. También el próximo año, es probable que el dilema con la República Popular siga siendo uno de los temas clave en la política climática internacional.

Porque el país más poblado del mundo genera casi un tercio de las emisiones globales de dióxido de carbono. Pero el gobierno que rodea al presidente Xi Jinping no quiere pagar por ello, al contrario. Si Xi se sale con la suya, solo Occidente tendrá que pagar por el daño climático; después de todo, fueron las naciones industrializadas las que contaminaron el aire décadas antes que China.

El problema: ambas partes tienen razón a su manera. Si bien China está del lado de los países en desarrollo dañados por el clima, Estados Unidos y la Unión Europea en particular ven claramente que la República Popular China contribuye precisamente a este daño climático. Un dilema difícil de resolver pero de central importancia para alcanzar el objetivo de puntuación de 1,5.

Hace años que se reclaman indemnizaciones

La brecha se hizo particularmente evidente en la conferencia climática de este año en Sharm el-Sheikh, Egipto. El tema más importante allí fue el tema de los llamados pagos de compensación a países particularmente afectados por la crisis climática. Al principio todos parecían estar de acuerdo. El funcionario climático chino, Xie Zhenhua, enfatizó que la solidaridad, la cooperación y el multilateralismo, es decir, la cooperación de muchos países, es la única salida a la crisis climática.

READ  La policía ha presentado una demanda contra Trump por asaltar el edificio del Capitolio de EE. UU.

Por lo tanto, China también fue uno de los países que presionó mucho para el establecimiento del Fondo de Daños y Víctimas. Esto significa todas las consecuencias de desastres como sequías o inundaciones causadas o exacerbadas por la crisis climática. Los países en desarrollo se ven especialmente afectados, aunque históricamente apenas han contribuido al inicio de la crisis climática por sus bajas emisiones.

Los principales culpables son los países industrializados. De acuerdo con el principio de «quien contamina paga», deben contribuir al pozo que los países en desarrollo han estado reclamando durante décadas. El hecho de que los Estados Unidos de América y la Unión Europea hayan acordado ahora establecer dicho fondo en Egipto se considera el mayor éxito de la conferencia.

Pero: a pesar de que China es el mayor emisor de dióxido de carbono del mundo, Beijing no quiere pagar, incluso puede estar entre los receptores en el futuro, incluso si Xi limitó al final de la conferencia que esperaba ser el más vulnerable. Los países recibirán dinero del fondo primero.

Aunque China no se cuenta entre estos últimos, pertenece a los países en desarrollo que deberían beneficiarse de los pagos a largo plazo. Porque en la década de 1990 se les prometió apoyo a los países industrializados, que a su vez prometieron menores emisiones.

El problema: «países en desarrollo» no es una categoría claramente definida. La lista de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de los países que reciben fondos de la cooperación oficial para el desarrollo es utilizada por el Ministerio de Desarrollo alemán, entre otros. De hecho, China todavía aparece en él, aunque en la parte superior de las cuatro subcategorías como un país en el campo medio superior, coloquialmente como un país emergente.

Hablando de 2022, no de 1992.

Pero los acuerdos climáticos de la década de 1990 no reconocen la categoría de «mercados emergentes», y China es la segunda economía más grande del mundo después de Estados Unidos. Por ello, el eurodiputado Michael Ploss exigió lo siguiente: “China debe darse cuenta de que no es un país en vías de desarrollo como Ghana y las Islas Marshall, por ejemplo”.

Sin embargo, Pekín no ve la necesidad de actuar en sí mismo, sino sobre todo en los Estados Unidos de América y la Unión Europea. Sin embargo, la posición china ha sido recibida con duras críticas. Por un corto tiempo pareció que la creación del fondo podría fracasar por la cuestión de China, porque la UE inicialmente puso como condición que China pagaría. «Cuando hablamos de dinero, deberíamos hablar de 2022, no de 1992», dijo el comisario de Clima de la UE, Frans Timmermans. Esta es una cuestión de equidad.

Rodrigo Linan

"Aficionado a la música. Amante total de las redes sociales. Especialista en viajes. Apasionado gurú de la televisión".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *