Diez años después del accidente de Fukushima: el padre dice: “La sorprendí, pero nunca se despierta”.

11 de marzo de 2021-3: 17 p.m. hora

Una serie de accidentes catastróficos

La tierra tembló en Japón el 11 de marzo. Esto no es sorprendente en la Tierra del Sol Naciente. Pero lo que sucedió en el sitio a las 2:46 pm no fue normal. Terremoto náutico, a 150 kilómetros de la costa, con una increíble magnitud de 9 en la supuesta escala de Richter. Nunca había habido un terremoto así y ese fue el primer desastre. A medida que la ola se acumula en el mar, se desarrolló un tsunami. Apenas 45 minutos después del terremoto, un maremoto de 13 a 15 metros golpeó la costa, el segundo desastre. La central nuclear de Fukushima Daiichi se construye en la costa. Ocurrió un colapso fundamental de la planta de energía: el tercer desastre. Este colapso hizo que toda una región fuera inhabitable, incluso hoy. Hablamos con sobrevivientes que extrañan a sus seres queridos hasta el día de hoy. También lo es Noriyuki Suzuki. Encontró a su hija May (12) dos días después del terremoto, entre los escombros de su escuela primaria. Su destino y destino, en el video.

El número de muertos se estima en 20.000

Cuando la ola golpea la costa a unos 800 kilómetros por hora, los seis reactores se inundan. Las bombas fallaron y el reactor de enfriamiento de agua de mar dejó de funcionar. Dentro de la planta de energía, se calienta sin piedad: se produce la fusión primaria. Debido a que ya no se puede enfriar adecuadamente, también ocurren explosiones de hidrógeno. Así es como la radiactividad ingresa al exterior. Fukushima está contaminado.

READ  Trump da la primera entrevista como expresidente y hace una vaga promesa

Esto es lo que apareció unos días después del tsunami: una devastación inimaginable.

© VIA Reuters, KYODO, MJC / af / DH / dn / FW1 / Karishma Singh

El saldo del desastre: el terremoto y el tsunami mataron a unas 18.500 personas. El número exacto de muertes sigue sin estar claro y más de 2.000 más simplemente han desaparecido. Pudo haber sido tragado por el mar. 150.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares para siempre: Fukushima será inhabitable durante siglos debido a los altos niveles de radiación. Y qué tipo de escenario de película.

La ropa todavía está colgada en algunas de las habitaciones.

La gente se vio obligada a abandonar su tierra natal rápidamente. Los juguetes de los niños todavía están tirados en las casas, la ropa cuelga en los armarios y en las cocinas, a veces, los platos sin lavar. Es un espectáculo extraño.

Hisai Onuma camino al cementerio.

Así es como se ve Hisai Onuma cuando se dirige a la tumba de sus seres queridos.

© REUTERS, KIM KYUNG-HOON, KKH

Si los antiguos residentes quieren regresar a casa, solo ellos usan trajes protectores. Hisai Onuma, un ex residente local, visita a sus familiares en el cementerio con frecuencia. Vivía a solo 2,5 kilómetros de la planta de energía nuclear. Los asentamientos humanos están excluidos en esta región. Durante una visita, Onuma dijo: “Tengo casi 70 años, probablemente ya no pueda vivir aquí. No hay base para una vida organizada. No hay supermercados, no hay hospitales, no puedo imaginar que un retorno sea posible.” Con los medios.

Los animales reclaman el área abandonada

Pero eso no significa que no habrá vida allí. Los árboles ahora brotan de los jardines a las casas o se abren paso a través de los automóviles estacionados en el lado de la carretera que ya no es utilizada por nadie.

READ  El "balcón de Hitler" se abre y se convierte en un lugar de aclaración
Futaba, en la prefectura del monasterio de la prefectura de Fukushima

La naturaleza recupera la zona desierta.

© REUTERS, KIM KYUNG-HOON, KKH

Pero muchos animales abandonados todavía viven en el área contaminada. Investigadores estadounidenses instalaron cámaras trampa y descubrieron que muchos animales están recuperando el área desierta. Monos, jabalíes, tejones, perros mapaches y conejos: todos estos animales disfrutan de la ausencia de los humanos. Por supuesto, todavía están expuestos a la radiación y sus vidas se acortarán.

“Decidí morir aquí con los gatos”.

Luego está Sakai Taku. Se niega a abandonar el área y se preocupa por muchos de los animales atrasados. “Los bomberos y la policía seguían viniendo y preguntándome por qué todavía estoy aquí. Dije que tengo que cuidar a los gatos aquí. Me voy a morir y decidí que iba a morir aquí con estos gatos”, dijo. dice. Puede ver una imagen detallada del rescatador de gatos Sakai Taku en el video.

Rodrigo Linan

"Aficionado a la música. Amante total de las redes sociales. Especialista en viajes. Apasionado gurú de la televisión".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *