Donde se sienta la curiosidad: el espectro de la ciencia

Es realmente extraño que identifiquemos coloquialmente el centro de la curiosidad. Por ejemplo, en el órgano olfativo: creemos que los olfateadores profesionales tienen la notoria profesión de meterse la nariz en todo. ¿O está escondido en el sentido de la vista? El padre Agustín regañó a la vieja iglesia por curiosidad, describiéndola como una tentación para los ojos. Aún otros apóstoles morales sostuvieron que la curiosidad no es visual, sino vocal en el trabajo cuando hombres y mujeres juntan sus cabezas para charlar en sus corazones sobre los que estaban ausentes.

READ  Falta de sueño: la cafeína no se despierta muy cansada

Chiquita Velazco

"Amigo de los animales en todas partes. Fanático de Twitter malvado. Evangelista de la cultura pop. Introvertido".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *