Después de cinco años de excavación, los investigadores descubrieron un total de más de 600 cráneos humanos en las ruinas aztecas de la Ciudad de México. Es un muro circular con cráneos rotos de personas sacrificadas, fue hallado en 2015 durante excavaciones cerca del templo azteca más grande del centro de la capital mexicana. Recientemente se descubrieron 119 cráneos en una parte recién descubierta de la pared.

Entre ellos se encontraban los cráneos de mujeres, hombres y al menos tres niños, anunció este viernes el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). El diámetro del muro en el que los aztecas hicieron sacrificios al dios de la guerra Huiszelubuchli era de 4,7 metros. Se dice que la parte noreste exterior recién excavada data de 1486 y 1502 a más tardar. Estaba hasta 3,5 metros por debajo de la calle de hoy.

La porción de “Huei Tzompantli” (sobre “pared o marco de la calavera” en el idioma náhuatl original) descubierta en 2015 tenía unos 34 metros de largo, 45 cm de alto y unos 2 metros de profundidad. Debido a la ubicación, según los arqueólogos, era probable que fuera el principal “Tzompantli” de la antigua capital azteca, Tenochtitlan. La Ciudad de México, la ciudad más poblada de América del Norte, se asienta sobre las ruinas.

El sacrificio humano era común entre muchos pueblos de la región antes de la conquista española en el siglo XVI. Los guerreros cautivos de las aldeas vecinas eran sacrificados a los dioses, y sus cráneos a menudo se colocaban para intimidar a los posibles intrusos. Los aztecas, especialmente en lo que hoy es el centro de México, donde se encuentra la capital, desarrollaron un culto al sacrificio cruel.

READ  Leonor de España: un gran look para ti y tu hermana

De: APA / dpa