Ingolstadt: Sabahattin Koç de Ingolstadt cuenta su historia

La foto de la familia Koj tiene unos 50 años. En la foto se muestra a Sabahattin Koç (derecha), hermana, madre y hermano.

Propagar

Ingolstadt

Sabahattin Koç todavía recuerda el día en que su padre le dijo: “Nos vamos a mudar a Alemania para trabajar allí”. Eso fue en 1970. En ese momento, decenas de miles de familias turcas se estaban mudando a Alemania. Fueron llamados trabajadores invitados. Siguieron el acuerdo laboral de Alemania con Turquía hace 60 años (ver recuadro de información). Uno de ellos fue Cog. Con motivo de su 60 aniversario, cuenta su historia, sobre su llegada a Alemania y sus experiencias.

En 1971, Koge viajó a Alemania con su familia.

El padre de Kogg ya llevaba dos años trabajando como carnicero en Ulm cuando decidió traerle a su familia. “Mi mamá casi se cae de la silla”, dice Koge. Unas semanas más tarde, el 24 de enero de 1971, llegó el día. Junto con sus hermanos, Cog abordó un avión por primera vez. “No queríamos creerlo. Trabajar en Alemania durante cinco años. Después de eso queríamos volver a Turquía. He estado aquí durante 51 años”, dice el hombre de 66 años con una sonrisa.

Koç nació en Ankara y vive en Estambul desde los ocho años. “Fui a la escuela allí, mis familiares y amigos vivían allí. Tuve que dejarlo todo”, dice la mujer de 66 años. Al principio no estaba satisfecho. “La madre está en Estambul por el momento. Nos siguió cinco meses después”. Llegar a Alemania no fue fácil. Todo fue extraño. Kogg y sus hermanos no hablaron una palabra de alemán. Además, no estaban acostumbrados al frío, la nieve tenía metros de profundidad cuando llegaron. Fue el primer apartamento de la familia en Günzburg. “No era un apartamento ordinario, era una antigua tienda reconvertida”. No conocían a nadie y llegaron a Günzburg desde una gran ciudad. Para los residentes de Estambul, la ciudad debería parecer un pueblo. Un pequeño choque cultural para Cook.

READ  Explicado a los niños: antecedentes de inmigración

Él y su hermano consiguieron un trabajo no calificado en un taller de casting. “La empresa nos dio una calurosa bienvenida, aunque no pudimos hablar”, dice Koge. En algún momento, se notaron las habilidades futbolísticas de Kog. Empezó a jugar en el FC Bubesheim. “Fue muy bien. Luego completé un aprendizaje como fabricante de equipaciones. También jugué cada vez mejor al fútbol”, recuerda Koge. Después de jugar en la liga nacional en 1977, se mudó a Ingolstadt. “MTV Ingolstadt quería firmar conmigo. Así que decidí mudarme a Ingolstadt”, dice el hombre de 66 años. Consiguió un apartamento en el antiguo Riedenburger Hof frente a Nordbahnhof y consiguió un trabajo como fabricante de herramientas en Milbeck. Sigue en contacto con el antiguo concejal Sepp Melbec, a quien le debe mucho.

Llegó a Ingolstadt a través del fútbol y se quedó allí.

Pronto hizo amigos en Ingolstadt. A través del fútbol y su trabajo estuvo mucho con los alemanes. “La familia estaba muy orgullosa de mí y el fútbol también era muy bueno”, dijo Koge. Debido a su pasión por el fútbol, ​​conoció a su esposa Birgit en 1982. Ese año el resto de la familia se mudó a Ingolstadt y abrió una tienda de comestibles.

“Mi madre quería que fuera una mujer turca”, dice Koç. “Pero una taza también se cayó de la mano de mi suegra cuando supo de mí”. No fue fácil. “Siempre tuvimos que pelear”. Después de 18 años, la pareja decidió casarse. Quería que él o ella eligiera una religión. “No forzaría a mi esposa en absoluto, pero ella decidió convertirse al Islam”. No fue fácil para ambas familias. “Pero ahora todo el mundo está contento porque ven que estamos contentos”. Koj se describe a sí mismo como religioso, pero también le encanta vivir: va al cine, a restaurantes, viaja mucho. “Estoy totalmente abierto al mundo”, dice el hombre de 66 años.

READ  Atlas Aviation colabora con el proveedor de combustible en un vuelo de prueba de combustible de aviación sostenible desde el aeropuerto español de Zaragoza NASDAQ: AAWW

Kogg es muy conocido en el campo de fútbol de la zona.
Kogg es muy conocido en el campo de fútbol de la zona.

Werner

Ingolstadt

Tiene un corazón en el pecho, pero este está partido por la mitad: “La mitad en Turquía y la mitad aquí en Alemania”. Le encanta estar en Turquía, pero su hogar está en Ingolstadt. Construyó su vida aquí y es feliz. “Pero nunca olvidaré mis raíces y orígenes”.DK

CONTRATO DE EMPLEO DE 60 AÑOS CON TRKEY

Era una carta desconocida de dos páginas firmada por el gobierno alemán el 30 de octubre de 1961. En ese momento, la economía alemana experimentó una fuerte recuperación y muchas empresas tuvieron que luchar contra la escasez de mano de obra. Para contrarrestar esto, el gobierno decidió contratar trabajadores extranjeros. Después de un acuerdo con Italia, Grecia y España, Alemania siguió teniendo una tasa de desempleo históricamente baja de menos del 1%.

Por otro lado, Turquía ha experimentado altas tasas de desempleo durante décadas. Por lo tanto, el acuerdo de empleo también era de interés para el gobierno turco en ese momento, que ya era socio de la OTAN. Se suponía que los trabajadores turcos debían mantener a su tierra natal y a sus familias transfiriendo dinero.

De 1961 a 1973, alrededor de dos millones y medio de personas vinieron de Turquía a Alemania. Cada cuarto fue tomado. Tenían un permiso de trabajo de dos años y luego se suponía que debían irse a casa y ser reemplazados por nuevos trabajadores. Sin embargo, las empresas alemanas se pronunciaron en contra del llamado principio de rotación, ya que tuvieron que despedir a los trabajadores semicalificados después de dos años. Por tanto, en una nueva versión del acuerdo de 1964, se suspendió el principio de rotación. También se ha levantado la prohibición de la reunificación familiar. Después de doce años de acuerdos laborales, había unos 800.000 turcos en Alemania. Después de que se suspendió el acuerdo de reclutamiento, se les dio la opción: regresar a Turquía de forma permanente o permanecer en el país que lo había adoptado. La mayoría decidió quedarse en Alemania. mwe

READ  El presidente de México acusa a los participantes de la COP26 de 'hipocresía'

Rodrigo Linan

"Aficionado a la música. Amante total de las redes sociales. Especialista en viajes. Apasionado gurú de la televisión".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *