“Quien siembra viento, segará tempestad”

La nueva forma de Pekín de lidiar con las sanciones occidentales

El embajador chino en París, Luo Shay, dijo que no tendría tiempo el lunes después de que el Ministerio para Europa y Asuntos Exteriores lo convocara solo para hoy. Y este, pese a lo contrario, es el embajador de la Unión Europea en Pekín. a la medianoche Fue citado a la Cancillería. Solo el martes Luo fue a Quai d’Orsay para ‘Del lado francés debido a las sanciones de la UEProtestas contra China: la demostración de autoconfianza, que es inusual en los tratos diplomáticos, indica un nuevo enfoque de China hacia la política de sanciones de Occidente.

Como es bien sabido, la Unión Europea activó en marzo por primera vez el mecanismo de sanciones que se aprobó en diciembre, que es la contraparte de la llamada Ley Magnitsky de los Estados Unidos de América, y cuatro funcionarios del partido y del Estado chino de la región de Xingiang con una prohibición de entrada y confiscación de sus activos en la Unión Europea. – Si lo hacen allí – ocupada.

También es de destacar que la medida se llevó a cabo anteriormente en coordinación con Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá, que impusieron sanciones similares. Una clara indicación de que se están construyendo campamentos en la inminente Guerra Fría.

La respuesta desproporcionada de Beijing

La respuesta china fue una sorpresa. Hasta ahora, este tipo de operaciones han sido las mismas, como las conocemos por las tensiones con Rusia: Berlín expulsa a cuatro diplomáticos rusos, y a los pocos días cuatro alemanes se vieron obligados a abandonar Moscú. “Ojo por ojo, diente por diente” es el lema del Antiguo Testamento.

Por otro lado, la contrarreacción de Beijing se centra más en Oseas 8, versículo 7: “Porque ellos siembran el viento y cosechan la tormenta”. Es decir, la venganza fue completamente asimétrica. Se ha prohibido a diez personas, incluidos familiares, la entrada a China continental y Hong Kong, y sus activos en China, si los hay, han sido congelados. Además, las empresas chinas y las agencias gubernamentales no pueden tratar con él. Imponer sanciones a cuatro instituciones:

  • El Comité Político y de Seguridad del Consejo de la Unión Europea, órgano responsable de la política exterior y los asuntos militares de los representantes de los Estados miembros, que realiza los negocios diarios entre las reuniones ministeriales y las cumbres;
  • Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo;
  • El Instituto Mercator de China (Merics), con sede en Berlín; Un think-tank privado que brinda asesoramiento político y trabajo con los medios. El instituto fue creado por la Fundación Mercator, fundada por la familia del multimillonario Schmidt / Schmidt Rothenbeek;
  • La Alianza de Democracias, una red fundada en 2017 por el exsecretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen. El proyecto se ve a sí mismo como una organización no gubernamental.Promueve la democracia y los mercados libres en todo el mundo.Entre los invitados a sus reuniones se encontraban la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, Tony Blair, otro ministro de Relaciones Exteriores de Donald Trump, Mike Pompeo, y el ex primer ministro español José María Aznar del Partido Popular posfranquista, campeones financieramente poderosos de la democracia como BMW. , Google y Facebook.

Entre las personas se incluyen cinco miembros del Parlamento Europeo, incluido Michael Jahler (CDU), portavoz de políticas de seguridad del grupo parlamentario conservador EPP, así como el político alemán Green Reinhard Boutekofer, que se ha hecho un nombre como experto de la OTAN durante algún tiempo. . Además, tres miembros del parlamento pertenecen a parlamentos nacionales y los principales medios de comunicación suelen citar a dos personas de expertos de China.

Conocido en este país el antropólogo Adrian Zenz, autor de la afirmación de que un millón de uigures están detenidos en campamentos. A diferencia de las administraciones de Trump y Biden, él cree que el término genocidio no se aplica a él, pero aún así es correcto usarlo. Quienes consideren que esto es una lógica extraña deben señalar que Zenz considera su trabajo como un mensaje religioso, porque “Dios lo llevó a eso“Se sabe que los caminos de Dios son insondables.

Beijing ha impuesto medidas similares a Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña.

Derecho internacional versus exportación de derechos humanos

El mensaje que envía Beijing a través de su contraataque es más que claro: no aceptamos la suposición de que somos fiscales, jueces e implementadores del sistema internacional. De hecho, el sistema internacional se caracteriza por el hecho de que, a diferencia de la sociedad, no existe un sistema estatal dominante con una autoridad judicial suprema y el monopolio asociado sobre el uso de la fuerza. En el mejor de los casos, existen enfoques sobre este tema en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en organizaciones especializadas en ciertos campos, como la Organización Mundial del Comercio, y en el derecho internacional.

Sin embargo, estos métodos se han debilitado mucho en los últimos años. Occidente abrió el camino con la guerra ilegal en Yugoslavia en 1999, la guerra de Irak en 2003, el uso indebido de la prohibición de vuelos de las Naciones Unidas para cambiar el régimen en Libia en 2010 y la guerra de aviones no tripulados lanzada por la administración Obama. Todo esto fue antes de la crisis de Ucrania, con la que la era de la narrativa estatal inició las tensiones en el sistema internacional.

Esta práctica ha ido avanzando cada vez más unilateralmente sobre la base del “derecho de los fuertes”: los más fuertes militarmente y los más fuertes económicamente. Quienes imponen sanciones lo hacen porque creen que pueden soportarlas sin fuerza.

Por otro lado, ¿se atrevió un país africano a castigar el racismo estructural en la sociedad estadounidense, la policía y el poder judicial? ¿Podría un país en desarrollo atreverse a amenazar a Bruselas con sanciones si las empresas de la Unión Europea pisotean los derechos humanos?

Todo el régimen de sanciones es una expresión de las relaciones de poder desiguales e injustas en el mundo y es incompatible con las afirmaciones de la Carta de las Naciones Unidas. De hecho, en el primer artículo se afirmó que “las controversias o situaciones internacionales que puedan conducir a quebrantamientos de la paz deben resolverse o solucionarse por medios pacíficos de conformidad con los principios de la justicia y el derecho internacional”. El artículo 2 estipula “el respeto del principio de igualdad y autodeterminación de los pueblos”, “en el que se basan las relaciones internacionales”.

READ  Freelancers españoles (falsos) para convertirse en empleados - EURACTIV.de

Rodrigo Linan

"Aficionado a la música. Amante total de las redes sociales. Especialista en viajes. Apasionado gurú de la televisión".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *